jueves, 20 de mayo de 2010

TRES ASPECTOS DEL BAUTISMO


Es interesante notar que el patrón triple, implica un bautismo “triple”. Cada “bautismo” se relaciona con los otros de una manera unificada. Todos desempeñan un importante papel en el gran plan de la salvación de Dios.

Forman el fundamento para nuestra redención en Cristo Jesús. Encuentran su significado en Jesús como nuestro Salvador y Quien nos Bautiza. Es en Cristo, y por Su Espíritu, que recibimos el poder dador de vida (la capacidad para impartir salvación, sanidad y ayuda a otros).

El fruto y los dones de Su Espíritu fluyen dentro de nosotros cuando mantenemos una relación amorosa con Cristo.

1. Tres Cosas En Común.
Los tres “bautismos” tienen tres cosas en común:

a. Un Candidato. Éste es el nuevo converso o creyente que está listo para el bautismo.

b. Quien Bautiza. Ésta es la persona que bautizará al nuevo creyente.

c. El Medio. Éste es el elemento en el cual el creyente está siendo bautizado.

Como veremos, quien BAUTIZA y el MEDIO, son diferentes en los tres bautismos.

2. Tres Aspectos Del Bautismo Y La Salvación.
Los tres bautismos están relacionados con el triple patrón para la salvación como sigue:

a. ARREPENTIOS: (Bautismo En El Cuerpo De Cristo). “Todos fuimos bautizados en un Cuerpo por un Espíritu. Todos participamos en ese mismo Espíritu” (1 Co 12:13).

Cuando nos arrepentimos y nos volvemos a Cristo como nuestro Salvador, somos levantados de nuestra condición de muerte espiritual y recibimos Su vida transformadora.

Por Su Espíritu somos bautizados (colocados) en Su cuerpo. Por lo tanto, nos convertimos en miembros del cuerpo de Aquél que es nuestra Cabeza.

El Espíritu Santo es quien BAUTIZA. El Cuerpo de Cristo es el lugar en el cual somos colocados. Llamamos a esto el MEDIO: aquel lugar donde el bautismo nos ha colocado.

b. BAUTIZAOS: (Bautismo En Agua). “Por lo tanto, id y enseñad a todas la gentes en todos los lugares. Y bautizadlos en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo” (Mt 28:19).

Jesús ordenó a Sus discípulos que bautizaran a los nuevos creyentes en agua. Los discípulos eran quienes BAUTIZABAN. El agua era el MEDIO: el cuerpo líquido donde somos sumergidos completamente.

c. RECIBIR: (EL Bautismo Del Espíritu). “Yo [Juan] os he bautizado en agua, pero Él [Jesús] os bautizará en el Espíritu Santo” (Mr 1:8).

Este es el bautismo en el Espíritu Santo. Jesús es quien BAUTIZA. El Espíritu Santo es el MEDIO: aquel lugar en el que somos colocados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada